Saltar al contenido

Cuidar tu Piel

La piel es el órgano más extenso del cuerpo, siendo el único órgano que siempre está expuesto al exterior.

Funciona como una barrera que protege a nuestro organismo interno de factores externos como el calor, el frío, el aire y las bacterias.

Es impermeable, se cura y se lubrica ella misma e incluso elimina algunos restos del cuerpo.

Nuestra piel puede indicarnos que tenemos una enfermedad, con características como que cambie su color o textura, así como también con la aparición de granos o de manchas.

Por otro lado, la piel es una excelente productora de vitamina D, que es importante para que nuestros huesos estén en perfecta salud, que es esencial cuidar de ella.

Cuidados

Si no le damos el cuidado necesario a nuestra piel, puede perjudicarnos gravemente, pudiendo llegar a causarnos erupciones, acné, llagas y arrugas.

Es importante que conservemos nuestra piel hidratada y le proveamos las vitaminas y minerales que esta necesita siguiendo dietas equilibradas.

Tiene que incluir frutas frescas y vegetales, granos enteros y proteínas magras, para tener así resultados perfectos.

A pesar de todo, hoy en día, no es suficiente con cumplir con los cuidados básicos, puesto que los rayos ultra violetas y la contaminación ambiental es cada vez mayor.

Hidratación

Este es el motivo que nos obliga a utilizar productos que protejan la piel de esos agresivos factores.

Cuando nos hidratemos, es importante que nos aseguremos de que la crema que utilicemos esté elaborada precisamente para protegernos de tales factores.

En la industria de la belleza podemos conseguir una diversidad infinita de estas cremas, sin embargo eso no quiere decir que todas son de buena calidad, por lo que es recomendable consultar en primero con un profesional.

Es cierto que debemos mantener nuestra piel limpia en todo momento.

Es importante que tengan claro que si utilizan demasiado jabón puede llegar a resecarse, además de quitarle su lubricante natural, que es el cebo, es por eso que no debes exagerar con el jabón a la hora de utilizarlo.

Tips para mantener nuestra piel saludable

Agua fría

Cada día por la mañana, o antes de utilizar maquillaje, lava tu cara con agua fría o incluso puedes pasarte un hielo, esto ayudará a tonificar, reafirmar y a cerrar los poros.

También, dúchate con agua tibia, haciéndote algunos masajes con ella por todo el cuerpo, de esta manera todo el organismo y la circulación se pondrán a trabajar.

Limpieza del rostro

Se debe limpiar el rostro por lo mínimo 2 veces al día sin falta, ya que los poros suelen taparse cuando nuestro cuerpo transpira mucho.

Usar exfoliantes

Al exfoliarte la piel una o dos veces por semana, ayudará a eliminar las células muertas para así dejar ver la piel nueva que se encuentra debajo de la ya desgastada; de esta manera tu piel tendrá un aspecto deslumbrante y saludable.

Protector solar

Es importante para nuestra piel que utilicemos diariamente protector solar contra los rayos UVA y UVB, pues al usarlo permitirá que nuestra piel se conserve y luzca más sana.

Hidrata tu piel

Hidratar tu piel con constancia puede ayudarte a conseguir una piel tersa al elevar los niveles de humedad de la misma.

Conclusión

La piel no es autosuficiente.

Podemos llegar a creer que es para siempre o que se puede abusar de ella sin que sufra, pero la verdad es que sí necesita y merece de cuidados apropiados.

Te recomendamos hacer del cuidado de tu piel una rutina, con una buena nutrición y productos naturales puedes mantenerla hidratada y libre de toxinas.

Si utilizas los productos adecuados, podrás incrementar las virtudes de tu piel, haciéndole más fácil el proteger nuestro organismo interno y evitar poner en riesgo nuestra salud.