Saltar al contenido

Proteínas, energía y capacidad física

Ejercicio Proteinas

La relación de las proteínas con el ejercicio ha sido unos de los temas más susceptibles a desinformación.

Mucho de los procesos inherentes a este asunto suelen ser mal interpretados y, en consecuencia, se generan vicios y rutinas que puede llevar al desgaste de las personas que hacen actividad física, especialmente, a los deportistas de alto rendimiento.

La recuperación muscular es unos de los asuntos más susceptibles a caer en estos dilemas.

Hay mucha información en la web, dispersa y/o difícil de entender.

Aquí te dejaremos un resumen sencillo sobre el rol de las proteínas en la generación de energía y la recuperación de la capacidad física.

Energía con Proteinas

¿Qué hace que las proteínas sean fuente de energía?

Tanto los carbohidratos, las grasas y las proteínas son fuentes de energía y muy necesarias una dieta integral.

Con la presencia de todos estos macronutrientes para permitir el buen funcionamiento del cuerpo.

No obstante, las proteínas resultan ser de suma importancia en la elaboración de musculatura, hormonas y enzimas.

Mantienen el sano equilibrio de las reacciones químicas del organismo.

Proteínas y azúcares: amigas inseparables.

Ciertamente, las proteínas son importantes.

No obstante, los carbohidratos son las moléculas que suministran la energía a las células en las primeras de cambio.

El organismo necesita tener ambas moléculas disponibles para:

  • Garantizar que las proteínas que componen la musculatura no sean degradadas al no haber biodisponibilidad de moléculas más sencillas (carbohidratos)
  • Propiciar fuerza, potencia y habilidad.
  • Tener energía para ejercicios anaeróbicos de alta intensidad que implica la fatigación de los músculos (ejercicios breves, explosivos, y repetitivos y de potencia).
  • Mantener el suministro de nutrientes al cerebro y demás órganos.

Particularmente, el ejercicio de alto rendimiento, visto más allá de “la explosión” de la jornada física (competitiva o no), exige el mantenimiento de las estructuras y las funciones durante periodo de tiempo largo.

Es allí donde las proteínas juegan un papel fundamental.

En otras palabras, el atleta de alto rendimiento, a través de una dieta rica en proteínas, logra:

  • Mantener saludables las estructuras y funciones durante el entrenamiento y la competición
  • Sostener del ritmo en la jornada física.
  • Sobre todo, cuando se trata de ejercicios que exigen un agotamiento sostenido y extraordinario de los recursos energéticos, como el boxeo, las artes marciales, el atletismo y otros por el estilo.
  • Promover la recuperación post-ejercicio (aplica al entrenamiento y a la competición) a nivel de capacidad aeróbica, la reparación de tejidos y de los niveles óptimos de la fisiología celular.

Proteínas y recuperación de la capacidad física aeróbica y anaeróbica

En la medida que los años pasan, la capacidad de reparación de tejidos y la recuperación de la capacidad física se hace más lenta.

No sólo tiene que ver los procesos de envejecimiento celular, que es natural en todo ser vivo.

También tiene que ver con el “agotamiento” de las rutas químicas asociadas a la regeneración de células de los músculos y enzimas participan en ella.

Estudios recientes sugieren que los atletas de alto rendimiento con trayectoria amplia, deben aumentar la ingesta de proteínas post-ejercicio.

Esto se hace con el fin de aumentar la capacidad de elaboración de proteínas musculares.

Favorecer las llamadas células satélites que propician la reparación de los músculos y fomentar las síntesis de glucógeno (que es la forma en que se almacena la azúcar en el hígado).

Soy atleta, ¿cuál debe ser mi régimen de consumo proteínas?

El consumo regular de proteínas recomendado equivale a 1 gramo por cada kilogramo de peso de la persona que lo consume.

En el caso de los atletas de alto rendimiento, con trayectoria amplia, que presenten dificultad en la recuperación de la capacidad física y reparación.

Generación de tejidos musculares, se recomienda el consumo de 20 a 30 gramos extra tras la culminación del ejercicio.

Esto puede lograse con la ayuda de suplementos proteicos.

Esto aplica a sesiones de ejercicio de predominancia aeróbica ( cardiaca y pulmonar) y anaeróbica ( peso, fuerza explosiva y fatigación de músculos específicos).

¿Qué es la ventana anabólica?

El concepto de ventana anabólica está asociado al periodo de tiempo tras la culminación del ejercicio donde el organismo esta en mayor disposición aprovechar los nutrientes proteicos y aminoácidos que se le suministra, para la generación y reparación muscular.

Antes se creía que este periodo duraba sólo unos minutos, por eso el gimnasio, las personas salían corriendo a tomar su “batido proteico”.

Hoy se sabe la ventana anabólica se extiende por más tiempo (hasta 3 por horas). ¡Por lo que estarías a tiempo de llegar a tu casa y darte una ducha!